Alicante, tanto ciudad como provincia, es una postal la mires por donde la mires. Y es que justo de miradores queremos hablarte en este post. Ahora, tan solo tienes que preocuparte de llevar una cámara o ni tan siquiera eso. De las localizaciones ya nos hemos encargado nosotros. Aquí, te dejamos nuestras recomendaciones de miradores de Alicante para que te lleves una postal hecha por ti mismo a casa. ¿No te parece increíble?

Parque Natural del Carrascal de la Fuente Roja

Ubicado al norte de la provincia de Alicante, en la comarca de l’Alcoià, el Parque natural del Carrascal de la Fuente Roja es una de las grandes joyas de la provincia. De ahí, que la hayamos seleccionado como la primera opción para disfrutar de las vistas de Alicante.

Es un espacio natural protegido con casi 2.300 hectáreas conformadas por tres montañas: L’Alt de Sant Antoni, El Carrascal de la Font Roja y la Teixereta. Además de disfrutar de una gran variedad de senderos para estar en contacto total con la naturaleza, podrás disfrutar de las vistas de la Hoya de Alcoy.

La cara del moro desde el Castillo de Santa Bárbara

Sin duda alguna es uno de los bienes más preciados que tiene la capital de la provincia y es que, desde su castillo, pueden conseguirse auténticas estampas de toda la costa alicantina. En este caso, el castillo tiene sus orígenes a finales del siglo IX, cuando Alicante era una ciudad musulmana.

Como todos los castillos, este está ubicado en una situación estratégica respecto al conjunto de la ciudad. Por tanto, ya puedes hacerte una idea de las vistas que pueden conseguirse desde allí. Desde lo alto del castillo, podrás ver el puerto, la ciudad y casi toda la costa de Alicante, comprendida entre el Cabo de las Huertas y hasta Guardamar del Segura, incluida la isla de Tabarca. Además, podrás disfrutar de una curiosa ladera de montaña con forma de cara, ¿no te parece fascinante que la naturaleza sea capaz de crear estas cosas?

Faro de Santa Pola

Los faros, como no podía ser de otra manera, se han convertido en auténticas reliquias en los últimos años. Exactamente, desde el faro de Santa Pola, a pocos kilómetros de la ciudad de Alicante, se encuentra uno de los miradores más aclamados por los enamorados del mar Mediterráneo.

Allí, podrás ver desde el Cabo de las Huertas hasta la Isla Grossa, situada en el Mar Menor, y disfrutar de su acantilado, desde donde antiguamente se defendían de los ataques de los berberiscos.

Terrazas del Castillo de San Fernando

Ubicado desde 1813 en la cima del Monte Tossal, también conocido como Cerro de San Fernando, el Catillo de San Fernando es otra de esas fortalezas históricas alicantinas que ofrece una vista fascinante de la ciudad. Desde allí, podrás disfrutar de la arquitectura de los rascacielos más alto de la capital, como por ejemplo el edificio Gran Sol, el Riscal o Edificio Alicante.

Mirador de Benidorm

Se conoce popularmente como el Mirador del Castillo o también como el Balcón del Mediterráneo. Es uno de los puntos más conocidos de la ciudad de Benidorm, ya que desde allí podrás divisar la Playa de Poniente, la Playa de Levante y el casco antiguo de la ciudad. Elaborado a partir de piedra blanca, se ha convertido en un símbolo de la ciudad de Benidorm, tanto para residente como para turistas.

¿Quieres saber un secreto? Las mejores vistas desde aquí se consiguen al atardecer o de noche, cuando podrás disfrutar del maravilloso skyline de Benidorm.

Serra Grossa

Otro mirador muy recomendable en Alicante es el de la Serra Grossa, desde donde podrás tener unas vistas directas a todo el mar Mediterráneo. Si prefieres una opción un poco más larga que las anteriores, pero con ruta incluida, esta es la opción que estás buscando.

La distancia para hacer la ruta al completo es de 5,8 km, es decir, entre 2 y 3h puedes tener Alicante a tus pies y, además, disfrutar de un momento de relax.

Azotea del Hotel Hospes Amérigo

En nuestra lista no podía faltar la terraza de un hotel, por supuesto. En este caso, la terraza está situada en lo alto del hotel Hospes Amérigo, en la calle Rafael Altamira, 7.

En pleno centro histórico de la ciudad, la terraza, además de unas vistas que quitan el hipo, ofrece una gran variedad de cócteles artesanales, acompañados por música de estilo Deep & house.

Mirador de Catí

Para disfrutar de estas vistas, bien puedes hacerlo llegando directamente hasta él o como parada dentro de la ruta a la Crestería del Fraile. Se encuentra en el área recreativa de Xorret de Catí y, desde allí, además de unas vistas de infarto, podrás disfrutar del paisaje de montañas como la de la Sierra del Cid, entre otras. También, si estás por la zona, puedes aprovechar para acercarte al Pic del Frare, desde donde te aseguramos también conseguir muy buenas vistas de Alicante.

Sabemos que no es tarea fácil decantarte por un mirador u otro, pero lo que sí que podemos asegurar es que todos y cada uno de ellos ofrece unas vistas dignas de convertirse en la mejor postal que puedas llevarte de recuerdo de tu aventura por Alicante.

Puede que también te guste