Para conocer un poco mejor la ciudad, es importante conocer la leyenda que da origen a su nombre. En la entrada de hoy te damos a conocer la historia medieval que trata sobre dos jóvenes que compiten por el amor de una princesa. En ella conoceremos porque Alicante se llama así, ¿preparado?

La princesa Cántara

La leyenda del origen de Alicante

Hace centurias, en el territorio donde hoy se alza Alicante, vivía un Califa acompañado de su familia. A pesar de tener varios hijos, solo una es la protagonista de esta historia: La princesa Cántara. Su belleza de negros cabellos, piel clara, dientes perfectos y boca pequeña iba más allá del ideal de belleza que se estilaba en aquella época. Cómo no es de extrañar, al ser la mujer más deseada del reino, eran muchos los hombres que la pretendían.

Pues bien, esta historia se centra en concreto en dos muchachos que se enfrentaron por su amor: Almanzor y Ali. Ambos eran el candidato perfecto pare ser su esposo, motivo por el que Cántara era incapaz de tomar una decisión y elegir a uno de ellos. Para solucionar este problema, el Califa tuvo la idea de realizarle una prueba a cada uno y el que la terminara primero, sería el que se quedaría con la mano de su hija.

Ali y Almanzor

Almanzor que era un general venido desde Córdoba, era famoso por la audiencia que habían provocado sus gestas. Ali, por el contrario, no era tan popular pero provenía de una familia noble lo que también le hacía un pretendiente ideal para la princesa. Almanzor quiso hacer un hacer un viaje a la India para traerle sedas y especias a la joven como muestra de interés y amor. Ali por su parte, se ofreció a construir una acequia que trajera agua de la ciudad, de esta forma estaría cerca de la princesa y tendría tiempo para conquistarla.

Ali y Cántara

Ali comenzó tanto la construcción de la acequia como el proceso de cortejo con poemas y cantos. A medida que llevaba a cabo la faena prometida la princesa fue sucumbiendo poco a poco a sus encantos hasta acabar profundamente enamorada del muchacho.

El tiempo fue pasando, y a pesar de que la princesa ya tenía hecha su elección, Almanzor regresó de la India con su propósito realizado. El Califa respondió a su acto, sin saber el amor que se había forjado entre su hija y el Ali, entregándole la mano de la princesa. Cuando Ali se enteró de tal noticia, sintiéndose inútil por no poder cambiar su destino, se lanzó por un barranco. Al enterarse de esto, la princesa Cántara decidió sufrir su mismo destino y cayó por el mismo abismo que su amante.

El Califa al comprobar la desdicha que había provocado en su hija y en sí mismo sucumbió a la desdicha y decidió suicidarse desde la torre más alta de su castillo.

Tal fue la consternación de la población por la tragedia que decidió cambiarse el nombre de la ciudad por ‘Alcántara’ en honor a Ali y Cántara, de forma que la menos sus nombres quedaran unidos para siempre. Con el paso de los años y la evolución del lenguaje convirtió la palabra original en Alicante tal y como hoy la conocemos.

Y así es como acaba la leyenda del origen del nombre de Alicante. Sigue leyendo nuestros post, encontrarás algunos muy interesantes como Cinco curiosidades sobre Alicante que probablemente no sabías.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *