Desde Alicante, Elche está a menos de media hora tanto en coche como en TRAM. En este artículo te vamos a contar qué puedes ver, hacer y comer en tu próxima escapada a Elche.

El Huerto del Cura

Conocido como l’Hort del Cura entre los ilicitanos, este gran jardín botánico histórico reúne palmeras de todos los lugares del mundo y es uno de los espacios más visitados de Elche.

Uno de sus árboles más famosos es la Palmera Imperial, cuyo nombre viene de la visita de la emperatriz Sissi al jardín en su primera vez en Elche. El nombre de este sitio se debe al que fue su dueño hasta 1918, el capellán José Castaño Sánchez, y está declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000.

Parque Arqueológico de la Alcúdia

Este yacimiento arqueológico es una de las visitas obligadas para los amantes de la historia., ya que fue aquí donde en 1987 residió la famosa Dama de Elche.

Son más de diez hectáreas de excavaciones arqueológicas que desvelan restos datados desde el Neolítico hasta el siglo X. Hasta hoy se han encontrado partes de muralla, viviendas romanas, casas íberas, el aljibe de Venus, el foro, termas occidentales, una basílica cristiana e incluso un templo íbero.

Todo esto está en el Palacio de Altamira, así que si te gusta lo que lees estás tardando en ir a visitarlo.

Museo del Palmeral

En el Huerto de San Plácido, ubicado en el corazón de la ciudad, encontramos el Museo del Palmeral. Pasó de edificio residencial a museo en 1997 y en el año 2000 fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Aquí podremos encontrar información, exposiciones, piezas audiovisuales y documentales que nos harán entender la cultura, el origen y la evolución de Palmeral en Elche.

La Torre de Calahorra

Esta fortaleza islámica está considerado uno de los edificios más icónicos de Elche y su origen se remonta más de nueve siglos atrás. Formaba parte de un recinto amurallado y en siglo XIX pasó a ser una Casa Señorial y con ese aspecto ha llegado a la actualidad.

Está habilitado para ser visitado y nos permite recorrer las estancias y contemplar la ciudad desde lo alto de su azotea por solo un euro.

Basílica de Santa María

qué ver en una escapada a Elche: Basílica de Santa María

En la época musulmana, donde esta ahora esta basílica estaba la mezquita principal de la ciudad, hasta que en 1334 se erigió en su lugar el primer templo católico. Luego en 1784 Jaime Bort y Meliá ideó este edificio religioso con ayuda de otros arquitectos y fue declarado Patrimonio histórico de España en 1969.

Entre los distintos estilos arquitectónicos que podemos encontrar en los detalles, predomina el barroco, aunque también tiene un aire medieval que le termina de dar ese toque que la hace tan especial.

Barrio del Raval

Este barrio es el lugar perfecto para disfrutar de la vida nocturna en Elche, ya que concentra los mejores bares y pubs de la zona.

Después de visitar todos estos jardines, museos y monumentos lo mejor es parar a tomarse una cerveza bien fría o una copa de vino con su aperitivo de acompañamiento. Algunos de los bares más conocidos son El Raspa, D’Pata Negra o la Tapería Raval, famosa por la calidad de sus tapas y su acogedor ambiente.

Cuando cae la noche la vida se mueve a las teterías, como por ejemplo a La Cuna o al Adarve. Entre copas, cachimbas y la mejor música, estos lugares se convierten en la mejor forma de culminar tu día en Elche.

Si quieres hacer otra escapada desde Alicante te recomendamos conocer la Isla de Tabarca, y en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para disfrutar al máximo en este pequeño paraíso.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *